Sebastiao Salgado, el fotógrafo de los “desposeídos del mundo”

"It’s not the photographer who makes the picture, but the person being photographed. "

"It’s not the photographer who makes the picture, but the person being photographed."

”Quiero que la mayor cantidad posible de gente vea mis fotos de manera que no pueda girar la cara e ignorar lo que pasa en la otra mitad del mundo”. Así es cómo describe Sebastiao Salgado cuando le preguntan sobre su trabajo.

Sebastiao, economista, realizó un viaje a África que le cambió la manera de ver el mundo, un viaje que le ayudó para redirigir su vida y enfrentarse a un mundo desconocido por parte de mucha gente pero que él quiso plasmar con su fotografía.

Salgado, ganador de un Premio Príncipe de Asturias en 1998 y representante de UNICEF desde el 2001, lleva durante años intentando retratar las vidas de los desposeídos del mundo.

Sus imágenes plasman una continua denuncia social, una dignidad violada por la guerra, la pobreza y la injustia.

“… con la televisión e Internet ya no hay excusas para ignorar los horrores que tienen lugar en el otro lado del mundo o en el propio patio trasero”

La fotografía, "Mineros del Carbón", pertenece al proyecto "Workers" en donde Salgado intenta plasmar las condiciones de vida y del trabajo de los más necesitados. El proyecto fue traducido a siete idiomas y recorrió buena parte del mundo.

Para más información sobre la vida y obra de Sebastiao Salgado entra en su página web

O también, dejo esta entrevista realizada por el diario Clarín, aquí

“Los condenados de la tierra siguen dándose cita en todas las latitudes…”

Anuncios

“Is not a kiss the very autograph of love?”

14 de agosto de 1945, la Segunda Guerra mundial acababa de terminar. La victoria de Estados Unidos sobre Japón provocó la rendición de éste concluyendo con la guerra más sangrienta del siglo pasado.
El V-J (Victory over Japan) hizo que millones de ciudadanos de Estados Unidos y de Europa saliesen a las calles a celebrar eufóricos la llegada de la paz. Bailes, cánticos y besos espontáneos se sucedieron en todos los rincones del planeta. Y fue en el Times Square donde Alfred Eisenstaedt, captó la instantánea más representativa de todos esos sentimientos que recorrían los corazones.
El desconocido, marinero de profesión, dejándose llevar por su impetu y felicidad cogió por la cintura a Edith Shain, una joven enfermera, y le plantó el beso más famoso de la historia, o por lo menos así lo describe su página oficial.
Del protagonista nunca se supo más, pero dejó plasmado en una fotografía aquel épico momento de la breve historia de los Estados Unidos, convirtiéndose en un claro reflejo de lo que es la felicidad, la libertad y sobre todo, el amor.

La fotografía fue publicida en la revista "Times" en 1945

El terror y el cambio de era

Twin towers in New York

Hace más de diez años han pasado desde que el mundo se paralizó por completo al ver como tres aviones tripulados se estrellaban en las Torres Gemelas y en el Pentágono, sin olvidarnos de un cuarto avión que gracias a la valentía de unos anónimos evitó que la tragedia fuese aún peor.

Por esa época tenía catorce años recién cumplidos, llevados de una manera algo inmadura y estúpida, todo hay que decirlo. Recuerdo que recogí la mesa y fuí al salón a la espera de que mi serie, “Al salir de clase” en Telecinco empezase. La retransmisión fue interrumpida por una noticia de última hora, “a ver que demonios había pasado ahora, joder, con lo interesante que estaba el capítulo.” El avance informativo fue algo dudoso, aunque las imágenes hablaban por sí solas.

¿Sería verdad? O ¿sería otra estrategia publicitaria para presentar una película como ya hicieron con “Independence Day”? Las demás cadenas hablaban de lo mismo y el periodista más consolidado de nuestro país, Matias Prats, abría el informativo de Antena 3 con el directo más sobrecogedor de la historia de nuestra televisión… “la otra torre, Ricardo, la otra torre, ha impactado en la otra torre!”

No cabe duda que el mundo cambió después de esta tragedia. Estados Unidos se sumergió en una guerra continua con el terrorismo internacional, países europeos como España o Inglaterra sufrieron devastadores ataques y el mundo dejó de ser tan idílico y seguro como era a finales de los años 90.

El 11 de septiembre del 2001 perdimos la ilusión; una ilusión que habíamos recobrado paulatinamente tras la caída del muro de Berlín y que nos había hecho creer nuevamente que vivíamos en un mundo unido y sin fronteras. El miedo se apoderó de nosotros nuevamente, pero… ¿hasta cuando?

Sígueme en Twitter! @Fotos_Historia
o en Facebook aquí